626 31 12 16

TELÉFONO VOLUMINOSOS
Horario: 9:00 – 14:00

EL COMPOSTAJE EN NUESTRAS COMARCAS

Reciclar se ha convertido en parte de nuestro día a día, y cada vez somos más conscientes de la importancia de separar residuos y utilizar los contenedores adecuados, pero ¿qué sucede con los restos de comida? ¿Sabías que tratándolos de forma adecuada se pueden convertir en abono? Es lo que se conoce como COMPOST, un abono natural procedente de la transformación de los residuos orgánicos.

Para lograr este proceso biológico es necesario contar con compostadoras o composteras en las que, bajo unas condiciones de ventilación, humedad y temperatura controlada estos restos orgánicos se convierten en abono o “compost”. Es lo que conocemos como COMPOSTAJE.

Desde CONSORCIO de la AGRUPACIÓN Nº7 Alcañiz, queremos acercar este proceso a todos los ciudadanos de nuestros territorios, para que puedan conocer de primera mano cómo funciona y dónde pueden dirigirse. Actualmente, estamos trabajando mano a mano con las distintas comarcas;

·         En la Comarca del BAJO ARAGÓN, ya se han implantado sistemas de compostaje comunitario en Alcorisa, Foz Calanda, Aguaviva, Mas de las Matas, La Cerollera, La Cañada de Verich, La Ginebrosa, Valdealgorfa y Torrecilla de Alcañiz.

·         En Alcañiz, y también de forma comunitaria, se ha colocado en Valmuel y Puigmoreno.

·         En la Comarca del MATARRAÑA hay un 5º contenedor marrón en Cretas, además de contar con un sistema “puerta a puerta” (“porta a porta”) en 13 municipios en los que se facilita kits para los diferentes deshechos: Arens de Lledó, Fornoles, Fuentespalda, Lledó, La Portellada, Mazaleón, Monroyo, Peñarroya de Tastavins, Ráfales, Torre de Arcas, Torre del Compte, Valdeltormo y Valjunquera.

Es importante que todos seamos conscientes de que casi la mitad de los residuos que se generan en los hogares son materia orgánica, y que tratados de forma correcta, pueden llegar a convertirse en abono natural. ¿Tienes dudas sobre qué se considera residuo orgánico? Pues muy fácil:

–          Restos de comida, ya sea cáscaras de huevo, frutas, carne o pescado. Pero hay que ser especialmente cuidadosos con estos últimos y realizar el compostaje correctamente para evitar que atraigan animales o provoquen malos olores.

–          Papel de cocina o servilletas, sólo si está manchado de restos de comida o aceite, no de otros productos como pintura o limpieza.

–          Pequeños restos de jardinería como hojas secas, ramos de flores secas y pequeñas ramas, pero no grande restos de podas.

–          Posos del café, pero ¡Ojo! Solo los pasos, no las cápsulas.

¿Y sabes si lo estás haciendo correctamente? Muy sencillo, el compostaje tiene un olor a bosque húmedo muy característico, así que si huele mal es porque no está funcionando. La clave es ir removiendo y añadiendo los restos para que queden bien mezclados. Además, si no está correctamente hecho, atraerá a los animales. Lo que sí es normal es que aparezcan moscas de la fruta, que si molestan, basta con añadir más materia seca en la última capa, u hormigas, que indican que el proceso se está parando o está muy seco, así que toca humedecer.

Una vez terminado el proceso, el compost maduro se distingue por su textura terrosa, de color oscuro y olor a bosque. Su principal uso es como fertilizante en cultivos, jardines o plantas domésticas. Por último, recordaros que la época más adecuada para aplicarlo es la primavera y el otoño, ya que el suelo está más caliente y la aportación de compost favorece la actividad de los microorganismos y el desarrollo de las plantas.

¿Y ahora lo tienes más claro? ¡Cualquier duda ya sabéis dónde estamos!